Ideas Fuerza

El manejo y conservación de nuestras aguas serán clave para nuestro futuro como región. El gran déficit hídrico demanda ahorrar agua y utilizar adecuadamente este recurso en la agricultura, industria y hogares. El agua será nuestra fuente de crecimiento, empleo y bienestar para todos.

El Maule sabrá como abordar el cambio climático que afecta nuestra economía y nuestro diario vivir. Necesitamos un plan de prevención y manejo de desastres naturales, incluyendo los incendios forestales. Evitemos el sufrimiento de miles de hogares afectados.

El capital más grande que tiene el Maule es su gente, cultura y tradiciones, junto a su hermosa naturaleza. Todos queremos una forma armónica de crear bienestar para todos. No se trata de producir más, sino de producir bien. El futuro se siembra hoy. Cosechemos juntos este nuevo camino.

El Maule es también de nuestros hijos y nietos. Ellos y todas las generaciones futuras merecen una forma de vida con bienestar, salud, educación, recreación y alimentación sana. De la mano con todos los niños y jóvenes del Maule, junto a nuestra tierra, caminaremos hacia un futuro mejor.

Nuestras viviendas, nuestras ciudades, y nuestros empleos deben ser decentes, saludables, sostenibles e inteligentes. Eliminemos la contaminación del aire y agua. Hagamos de todas nuestras ciudades y barrios un espacio sustentable. Ciudades verdes y un buen vivir para el Maule.

No debe haber zonas rezagadas en nuestra región. Sembremos un nuevo camino donde haya polos de desarrollo sostenibles y de gran bienestar para quienes viven en esas zonas. El Maule su gente junto al sus aguas, tierras, suelos, mares, ríos, montañas, parques, bosques, arboles, flores, belleza, paisajes… Somos uno con la naturaleza.

El Maule será una región con una ciudadanía empoderada. El corazón del Maule es su gente, que se manifiesta en todos los niveles de la sociedad. El descontento se manifestará en las urnas. Votar cambiara el rumbo del Maule. No votar, desempodera a todos, y veremos más de lo mismo.

Cuando amanece en el Maule, todo Chile se despierta. Seremos un ejemplo de cómo la sostenibilidad mejorará nuestras vidas, la salud, el bienestar, el crecimiento y empleo, y la paz social. Su gente es la semilla, la naturaleza es su fruto, y la felicidad es el sello.

Ordenemos nuestro territorio para evitar destruir lo que es de todos. Reconstruyamos las zonas afectadas por los incendios y terremotos incluyendo nuestras viviendas, caminos, y negocios; también, nuestro tejido social y cultural, y el tejido de la naturaleza.

Vivir en el Maule, es vivir mejor para todos. El compromiso con un nuevo camino comienza sembrando amor en nuestros corazones. Abramos las puertas a todos, para que juntos hagamos una sociedad mejor y satisfecha. ¡Un nuevo camino comienza hoy, únete a esta siembra!

La región del Maule será un ejemplo nacional e internacional de vida sana, paz social, crecimiento sustentable, empleo decente, niños felices, jóvenes comprometidos, adultos mayores respetados, mujeres realizadas, pescadores artesanales exitosos, trabajadores contentos…